EL ADIÓS CONSIDERADO COMO UNA DE LAS BELLAS ARTES (2020)

COMPRAR

Raúl Bernal es un “asesino”. Ha matado a Jean Paul. Eso sí, lo ha hecho con premeditación y alevosía. Culpable en cualquier juicio que se tercie. De hecho lo hace poniendo por primera vez su nombre por delante. Para que no haya dudas. Y esa alevosía le ha llevado a hacerlo a lo grande. Con seis canciones magníficas que muestran todo su inmenso e inacabable talento y que se complementan – o es a la inversa – con un libro de seis relatos basados en esas canciones. Todo presentado con una elegancia poco habitual en este país. Caja de cartón, vinilo de 10 pulgadas, libro, encarte con las letras, punto de libro y código de descarga. Todo sería una maravilla, porque las canciones lo son, si no fuera porque esto implica perder uno de los proyectos más interesantes de este país. Letrista supremo, de la escuela vocal de Diego Vasallo o Tom Waits, referencias continuas a su música, Jean Paul era un delicioso rara avis al que echaremos de menos. Loco había que estar para crear un proyecto así, y solo un loco puede convertirse también en su propio asesino. Inicia Aaron Johnson Diario de un psicópata con esta frase: “lo importante en esta vida es tener expectativas, sin expectativas no eres nada”. Y parece que Raúl, ya no Jean Paul, se había quedado sin ellas. Las nuestras ahora se dirigen a seguírnoslo encontrando en otros proyectos. No podemos permitirnos perder a músicos como él, que engrandecen el mapa cultural de este país. Él asegura que el adiós debe ser considerado una de las Bellas Artes y nos da seis canciones y seis relatos como prueba irrefutable de sus palabras.

Eduardo Izquierdo

para «Ruta 66»

Y MIENTRAS ROMA

ARDÍA (2020)

COMPRAR

Si un piano puede ser la extensión de un hombre, ahí está Bernal para confirmarlo. Si hay un Leonard Cohen español, ahí está Bernal para demostrarlo. Si un poeta y un escritor de canciones puede confundirse, Bernal es uno de ellos. Si un hombre puede bajar a los infiernos, recuperar la calma, separarse de sí y volver a ese cuerpo con otros ojos, si existe la capacidad de redibujar lo cotidiano en una historia de conflictos colosales, visionarios y surrealistas, ahí están los versos de Bernal. Raúl Bernal hace como que no sabe nada de todo esto, pero lo tiene dentro y lo ha sacado con todas las consecuencias.

Antonio de Egipto – Poeta

«Raúl Bernal tiene un monstruo dentro, el mismo que habita en José Val del Omar cuando dice “Qué ciegas son las criaturas que se apoyan en la tierra”, el mismo monstruo que ve Lorca en Nueva York al escribir que allí no hay mañana ni esperanza posible, es el mismo que en El sol de invierno de Josele Santiago se pregunta si el infierno estará delante o detrás».

Daniel Díaz – Estévez